Prevenir el colesterol en los niños

En ocasiones cuando escuchamos hablar de que el niño tiene colesterol alto, no parece ser una aseveración real, pero aunque parezca irracional ellos también se encuentran en riesgo de padecer de altos niveles del mismo.

prevenir el colesterol en los niñosLos causantes de este problema en los niños puede deberse a factores tales como la herencia, la dieta, la obesidad, entre otros, para determinar si el menor padece o no de esta condición, un análisis de sangre bastará para visualizar los niveles de colesterol en su cuerpo, de igual forma hay que tener en cuenta que esta prueba se realiza en caso tal exista una historia familiar de enfermedades cardiacas.

Lo primero que se debe hacer en un niño obeso o con sobrepeso es controlar su nutrición y esto se hace con una dieta apoyada por un especialista de la salud y con actividad física. Si el niño supera los 10 años por lo regular el medico receta tratamiento farmacéutico.

Se deben seleccionar los alimentos para que el niño obtenga los nutrientes que necesita su metabolismo y esta sería una buena dieta a seguir.

Dieta para los niños con el colesterol alto

Desayuno: Porciones de fruta, los lácteos como el yogurt y la leche descremados o bajos en grasa, los cereales no deben contener azúcar, avena en hojuelas.

Almuerzos y cenas: Los alimentos deben ser asados, cocidos u horneados, nunca freídos, las carnes de aves sin piel, la de cerdo y otros preferible de cortes magro. Utilizar pan para hacer bocadillos saludables, galletas integrales acompañando la sopa, estofados, una pasta bien preparada y ahora se encuentran integrales fácilmente, frijoles, arroz, pescados. No olvide servir fruta fresca, aunque sabemos que a los niños les gusta las frituras, pastelillos y toda clase de dulces, por el bien de su salud hay que hacerle entender que no debe comer esta clase de alimentos.

Meriendas: frutas, panes, cereales y verduras son unas buenas meriendas para la media mañana y media tarde, o quizás darles un yogurt bajo en grasa. No deben tomar refrescos, jugos y bebidas de frutas.

Después de estos cambios en la dieta, el niño debe ser revisado nuevamente y según criterio del médico se seguirá el tratamiento que recomiende. El ejercicio regular como caminar, manejar bicicleta, nadar y muchos más actividades que practican los menores son una gran ayuda para reducir los riesgos que conlleva una enfermedad cardiovascular.